El agua en la alimentación

Somos un 65% de agua, y aunque podemos sobrevivir varias semanas sin comida, no podríamos sobrevivir más de una semana sin consumir agua, en cualquiera de sus variantes, ya sea bebiéndola directamente, o mediante alimentos ricos en ella, como las frutas y las verduras.

Vamos a ver a continuación las razones por las que es necesario tomar agua, y evitar hidratarnos mediante otros tipos de bebidas menos saludables. Intentaremos que después de leer este escrito, la gente pueda tener una mejor conciencia de lo necesario que puede llegar a ser para nuestra salud y para cuidar nuestro cuerpo.

El agua en la alimentación

1 – El agua como refresco: Es triste, pero el agua es el segundo tipo de refresco más consumido en los países occidentales industrializados. En el primer lugar aparecen siempre las bebidas azucaradas con burbujas, que lejos de hidratarnos o favorecer nuestra salud, la empeoran, aumentando el riesgo de obesidad, problemas cardiacos, diabetes, ansiedad…En cambio, el agua no tiene efectos secundarios, hidrata y mejora nuestra salud. Ojala cuando acabes de leer estas razones, la próxima vez que elijas un refresco en algún establecimiento, te venga a la cabeza en primer lugar, por encima del resto.

2 – El agua regula el equilibrio interno: Esto quiere decir que si el cuerpo está formado por agua, necesita que bebamos la suficiente cantidad para ayudar a trasportar los nutrientes, regular la temperatura, digerir los alimentos, y otras tantas reacciones biológicas que necesitan agua para su correcto funcionamiento.

3 – Ayuda a mantener el peso: El agua no tiene calorías vacías, tal y como sucede con los refrescos más habituales que se venden en las tiendas. Pero aparte de eso, ayuda a saciar cuando se bebe entre las comidas. Muchas veces el cuerpo se desorienta, y manda información de hambre al cerebro, cuando en realidad tiene sed. Mucha gente acaba comiendo algo o picando entre horas, cuando un simple vaso de agua podría calmar el mismo estado de ansiedad.

4 – Mejoras en la piel: Otra buena razón por la que debemos consumir agua de manera habitual es la piel. Aparte de ser un órgano que constituye nuestra apariencia física, la piel también es un órgano de eliminación de toxinas, y para que la eliminación tenga una mejor eficacia, es necesario que se encuentre bien hidratada. Beber agua ayuda a destapar los poros y a deshacer el acné. Las personas que gastan dinero en maquillaje y cremas caras, pueden ahorrarse el dinero si bebieran más agua y consumieran más frutas y verduras.

5 – Ayuda para los riñones: Cada riñón filtra cien litros de sangre al día. Este proceso, necesita la suficiente cantidad de agua. Sin ella, pueden empezar a parecer problemas renales a largo plazo.

6 – Mejora la concentración: Un vaso de agua ayuda a mejorar la concentración cuando el cerebro lo necesita. Algunos estudios con alumnos demostraron que el agua mejoraba los resultados finales y que aquellos que acudían al examen hidratados, tenían mejores calificaciones. Otras bebidas como el café pueden alterar la percepción, con picos de energía en algunos momentos y bajones en otros, dificultando el correcto funcionamiento. El agua en cambio mantiene un constante nivel de frescura y ayuda a no sentirnos fatigados.

7 – Alivio contra el dolor: A veces el dolor de las articulaciones o los calambres musculares están relacionados con un cuerpo deshidratado. Beber agua puede prevenir el dolor y aliviar las tensiones musculares. También ayuda en casos de intoxicación etílica, cuando se abusa del alcohol. Un buen remedio para evitar la resaca del día después, es ir a la cama con un vaso de agua e ir bebiendo sorbos cada poco tiempo.

8 – Soluciona el estreñimiento: Beber agua en ayunas puede hacer frente a los problemas intestinales, ayuda al vientre a moverse de manera natural y además, si se añade un poco de zumo de limón, ayuda a una correcta digestión.

9 – Resfriados, virus y fiebre: El agua resulta ser el mejor medicamento contra las infecciones o contra los resfriados. En los momentos de lucha contra agentes patógenos, el agua es el mejor aliado. Más importante que la comida, es mantener al paciente bien hidratado.

Se ha puesto de moda y muchas asociaciones médicas y nutricionistas recomiendan consumir dos litros de agua al día. La verdad es que no es necesario tomar 2 litros para estar hidratado. Las personas somos diferentes, y no resulta práctico que deban beber lo mismo una persona joven y atlética, que hace deporte y una persona mayor de baja estatura y de vida sedentaria. Lo más importante es escuchar al propio cuerpo y beber cuando se tiene sed. Consumir alimentos con alta riqueza en agua, sobre todo frutas y verduras, y evitar bebidas poco recomendables como los refrescos azucarados o el alcohol, que deshidratan y afectan al cerebro.

 

El agua en la alimentación
5 (100%) 1 vote

Leave a Reply