Alimentos procesados

Vamos a ver primeramente que se entiende por alimentos procesados. No nos estamos refiriendo únicamente a aquellos tipos de alimentos que ya vienen cocinados y envasados en un plástico, sino a aquellos tipos de alimentos cuya composición natural ha sido alterada, ya sea por necesidad, para evitar que sus propiedades organolépticas se vean dañadas con el tiempo, por razones de seguridad, en caso de que el producto tenga una fecha de caducidad muy corta y no se pueda distribuir correctamente, o por conveniencia para mejorar en sabor o reducir costos de producción.

Ejemplos de alimentos procesados

Un alimento natural puede ser una manzana. Pero si la asamos, le añadimos azúcar, antioxidantes, conservantes, miel, semillas, harina de trigo, y hacemos unas tortitas que se venden plastificadas, tenemos un dulce de manzana, que poco tiene que ver con el producto original.

Aunque el concepto de alimento procesado no siempre tiene que ser sinónimo de alimento poco saludable o dañino. La buena noticia es que al tratarse de un alimento procesado, debe incluir por ley en su etiqueta el total de sus ingredientes, cosa que no sucede cuando compramos alimentos ya cocinados en otros establecimientos.

A través de esta etiqueta podemos comprobar si los ingredientes son o no perjudiciales para nuestra salud.

En algunos casos, el procesado es conveniente para evitar que el producto sea malo para la salud. Por ejemplo la pasteurización es un proceso que logra mejorar la salubridad de la leche, evitando así los posibles patógenos que pudieran causar problemas de salud.

En otros casos, el procesado se hace necesario para obtener el alimento como producto final. Como por ejemplo el prensado de las aceitunas para conseguir el aceite virgen extra.

Alimentos procesados con envase

Ejemplos de alimentos procesados:

Como norma general, podemos considerarlos a todos aquellos alimentos que vengan dentro de un recipiente y que hayan sido manipulados siguiendo un tratamiento industrial, ya sea congelación, enlatado, cocción, secado y otros procesos como la ya citada pasteurización.

Destacan por ejemplo:

– Las patatas fritas de paquete y otros tipos de productos salados derivados del maíz o del trigo.
– Pan de molde
– Comidas preparadas para ser calentadas en el microondas
– Queso
– Cereales
– Refrescos sin alcohol
– Lácteos
– Conservas

El proceso de congelación de frutas y verduras ayuda que las vitaminas y los nutrientes no se pierdan en los procesos de transporte, siendo una elección sana de fácil consumo para los hogares durante todo el año, siempre que no le acompañe ningún otro tipo de sustancia añadida. Ante la duda, siempre recomendamos consumir aquellos productos a los que no se les haya añadido sal o azúcar.

Patatas

Problemas de los alimentos procesados:

El principal problema para la salud aparece cuando se añaden ingredientes dañinos como la sal, el azúcar y la grasa. La intención de los fabricantes no siempre es mala ni su propósito es el de enfermarnos, puesto que un solo pastel o una magdalena no nos va a hacer daño. El problema viene cuando tomamos la decisión de consumir estos productos de manera habitual y los consumimos a diario en nuestros desayunos o como postres.

Aparte de ser dañinos, estos nutrientes vacíos son altamente adictivos. Había estudios que comparaban la adición del azúcar con otras adiciones como la de la cocaína, y es que de manera estructural, son cadenas de carbono y de hidrógeno muy similares.

Estos aditivos también resultan muy altos en calorías que si no se queman, acaban convirtiéndose en grasa y almacenando en nuestro cuerpo.

La carne procesada, por ejemplo los embutidos, están íntimamente relacionados con el cáncer de colon, e incluso hace poco tiempo, la organización mundial de la salud, la puso en la misma balanza que el tabaco.

¿Existen alimentos procesados saludables?

Seguramente si, si que existen, pero debemos buscarlos y leer detalladamente las etiquetas para saber que es lo que estamos consumiendo. Por ejemplo los tomates ecológicos en conserva suelen ser una buena forma de tomar las 5 raciones de verdura diarias que se recomienda tomar. Conviene revisar la etiqueta para asegurarse que no tenga sal ni azúcar.

Las etiquetas también informan sobre el contenido nutricional que tiene por cada 100 gramos de producto, así como su contenido en calorías, grasas, proteínas y fibra.

Podemos considerar un alimento alto en grasas si tiene más de 17,5 gramos por cada 100. Y lo consideramos bajo en grasas si apenas alcanza los 3 gramos. También conviene vigilar el tipo de grasa, ya que las etiquetas suelen indicar si se trata de grasa saturada, peor que la grasa normal, en cuyo caso se recomienda buscar productos con un contenido inferior a 1,5 gramos por cada 100.

Un alimento procesado será considerado como alto en azucares si tiene más de 22,5 gramos por cada 100 totales. Buscaremos aquellos que contengan menos de 5 gramos.

Igualmente, buscaremos alimentos con bajo contenido en Sal, que no alcance los 0,3 gramos. Por encima de 1,5 se considera un alimento alto en sal.

Tenga cuidado si la sal viene indicada como sodio, siendo un contenido alto por encima de 0,6 gramos y considerado bajo por debajo de 0,1 gramos, por cada 100 de producto.

Actualmente se han puesto de moda unas etiquetas con un semáforo de colores que indica la información nutricional. La intención de estas etiquetas de colores es la de informar sobre los alimentos procesados y su contenido en nutrientes poco saludables. Si no queremos perder tiempo leyendo la letra pequeña, podemos guiarnos y comprar únicamente aquellos con el semáforo en verde, desechando los que vienen con el semáforo en rojo.

Etiqueta semaforo

A modo de conclusión, cabe recordar que no todos los alimentos procesados son perjudiciales para la salud, pero sí que debemos estar atentos a sus ingredientes. De igual manera, tampoco podemos bajar la guardia respecto a los alimentos caseros cocinados en los hogares, cuyo contenido también puede ser alto en grasas, sal o azúcar, aunque, si bien es cierto, al cocinarlos nosotros mismos, seremos más conscientes de lo que añadimos.

Alimentos procesados
5 (100%) 1 vote

Leave a Reply