Alimentos saludables

Alimentos sanos y saludables

A la hora de distinguir si un alimento va a ser sano para nuestra salud y para el correcto funcionamiento del cuerpo, seguramente todos tengamos una idea clara. Puede ser que no sepamos claramente cada alimento en concreto sus propiedades y sus cantidades nutricionales, pero sabemos que cuanto más verde, más crudo y peor sabor, más saludable será.

En el lado contrario, tenemos los alimentos dulces, procesados y cocinados que seguramente sean los más perjudiciales, como los pasteles o las bebidas azucaradas. Más o menos, todos tenemos un concepto claro de lo que es bueno y lo que es malo.

Aquí vamos a tratar de concretar y resumir esos conceptos para intentar aclarar las posibles dudas que puedan surgir. Por ejemplo, sabemos que el arroz es un alimento importante para formar una dieta variada y saludable, pero lo que igual no sabemos es que la variedad refinada, el arroz blanco, no resulta tan beneficioso, al contrario, puede ser perjudicial. En cambio, el arroz integral, el que viene con su cáscara y su salvado, aunque tenga una cocción más lenta, un tacto más duro y un sabor menor rico, en cambio es muy beneficioso para nuestro organismo, aporta minerales, vitaminas, proteínas y carbohidratos de absorción lenta. Lo que no ocurre con el arroz blanco.

Aparte de conocer los alimentos saludables, también conviene conocer las cantidades diarias recomendables. Para cumplir con los requisitos nutricionales diarios se deben elegir alimentos ricos en cada grupo de nutrientes y limitar a la vez el consumo de grasas, azucares, sal, y otros productos químicos que hayan podido añadirse.

Los vegetales:

Verduras saludables

Se recomienda tomar 5 piezas de fruta y verdura al día. Por lo tanto,  trataremos de consumir de 2 a 3 verduras al día. Se recomienda que la verdura tenga hoja verde, rica fuente de clorofila. Por ejemplo un puñado de espinacas en ensalada o mezclada con legumbres. Zanahorias y pepino en zumo, calabacín crudo en ensalada, lechuga, tomate… Cuanto más crudo y más verde mejor.

Las frutas:

Al igual que los vegetales, debemos consumir de 2 a 3 piezas diarias. La fruta nos proporciona vitaminas y fibra muy necesaria para el correcto funcionamiento del organismo. Lo aconsejable es consumirla fresca y orgánica. Tratar de evitar la fruta congelada o que proceda de cultivo en el que se añaden pesticidas y herbicidas, en cuyo caso es mejor pelarla y no consumir la piel.

Frutas

También se recomienda consumir la fruta antes de las comidas, unos 20 minutos antes será suficiente, ya que tiene una fácil digestión, y con el estómago vacío se absorbe mejor y se aprovechan mejor todos sus nutrientes. En cambio, si se consume la fruta a modo de postre, se pierden todos estos beneficios, porque al mezclarse con la comida, la fruta tiende a fermentarse, producir residuos metabólicos tóxicos, y perjudicar la salud.

Semillas y cereales:

Lo ideal a la hora de consumir cereales y granos es consumirlos en estado crudo y enteros. Al refinar estos alimentos se pierde el salvado o cáscara que lo recubre y con ello también se pierden buena cantidad de nutrientes y de fibra. Lo recomendable es tomar una porción diaria, ya sea en forma de avena durante el desayuno, o un plato de quínoa para el almuerzo, un plato de pasta integral, o incluso unas galletas integrales para merendar.  Por supuesto, el arroz integral marca una gran diferencia respecto al arroz blanco y es ideal para una cena, ya que aunque es energético, si lo acompaña la fibra, permitirá que esa energía se distribuya lentamente.

Proteínas:

A la hora de hablar de proteínas, nuestra recomendación es la de evitar totalmente la carne y los lácteos y el pescado. Sobre todo cuando es carne contaminada por las industrias. Los pollos, mediante hormonas, crecen a adultos en tan solo 45 días, cuando antiguamente tardaban 90. La mayoría de animales criados para la carne, son hormonados, y se les añaden muchos antibióticos y vitaminas como la D, ya que al estar encerrados, no pueden recibir la luz del sol y cualquier virus se extiende rápidamente entre todos los individuos.

Más de 3000 animales por segundo son sacrificados en el mundo únicamente por satisfacer el paladar de los seres humanos. No es necesario comer carne animal para estar sano, y podríamos evitar este holocausto y vivir más sanos si dijéramos “no” a la carne.

Como alternativa, a pesar de que no existe una necesidad proteica muy elevada, están las verduras de hoja verde, como las espinacas o las acelgas, los frutos secos, y otros productos derivados como el tofu, el seitan…etc.

El pescado se debe evitar a toda costa. Mientras los mares permanezcan contaminados, nadie puede estar tranquilo si come habitualmente pescado.

Por último, los huevos que recomendamos son los de gallinas ecológicas, que viven libres y comen piensos orgánicos, en caso contrario, evitar comerlos.

 

Alimentos saludables
5 (100%) 1 vote

Leave a Reply